Vuela sin cielo
hasta llegar al mar,
coraza de seda.

Ópalo blanco
sonríe entre versos,
carbón y silencios.

Zuñe su sentir
y mis, más, dulces sueños
con un recuerdo.