Somos inviernos
caducos de arreboles,
cielo sin olas.

Estelas de piel
fervientes de esperanza,
sin miedo al dolor.

Raíces tiernas
en tierras fecundadas
por la ilusión.