“(…) El presente está solo. La memoria erige el tiempo. Sucesión y engaño es la rutina del reloj. El año no es menos vano que la vana historia (…)”
(Borges 1981, p. 75)

 Leí esta antología poética tal cual lo pide el autor, de una manera sub quadam specie aeternitatis; dejando que el cuerpo se erice con la simplicidad de cada verso para encarnar en el alma la infinitud de la belleza de las palabras.

En este libro pude conocer al poeta detrás del maestro de la ficción contemporánea. Borges ha recopilados alegorías mentales que se fueron destilando poco a poco de su pluma durante cincuenta y cuatro años. Sus anáforas con el tiempo, el poeta, el olvido, los laberintos y las milongas conservan en cada verso esa simbología personal que ha marcado la esencia de sus relatos breves.

Una de mis inspiraciones para empezar a definir mi esencia literaria es Jorge Luis Borges. Él construyó en sus escritos un mundo metafísico, la versatilidad de sus letras ha devuelto al arte de escribir su concepción más íntima; la picardía de las palabras puede sugestionar la realidad para hacerla más digerible.

Me he quedado con algunos de sus pensamientos escritos en mi libreta para recordar que la poesía es un despertar de la memoria y una clepsidra para el olvido. Es maravilloso cuando un libro tiene el poder de someter al lector a la voluntad de sus páginas, en ese momento comprendes que el escritor no predica filosofías caducadas, el verdadero escritor deja de existir para ser parte de una historia que solo la puede contar entre líneas.

Son pocas las palabras que se puede encontrar cuando quieres describir esa emoción tan profunda e inquieta que te deja descubrir nuevos mundos después del ocaso. Sin duda alguna, esta obra literaria fue el mejor compañero que pude tener durante estos días, me incentivó a seguir con este sueño de letras.

Si deseas convertirte en poeta o en escritor te recomiendo que leas esta antología y leas todos los libros que lleguen a ti, como dice Borges en el prólogo; sería muy raro que no incluyera una página o una línea, digna de la atención y de la memoria.

Algunas Curiosidades:

  • Su nombre completo es Jorge Francisco Isidoro Borges Acevedo.
  • Definió su vocación de escritor a los seis años, su primera obra fue una fábula titulada “La visera fatal”.
  • Sus clásicos favoritos fueron Votaire y Víctor Hugo.
  • Comenzó a perder progresivamente la vista a causa de una herida en la cabeza.
  • Sus libros más exitosos fueron: El Aleph y Ficciones