El tiempo ha transcurrido ferozmente, recuerdo como inició esta idea de compartir mis escritos mediante una plataforma digital, tenía mis dudas y un poco de recelo, al escribir te entregas por completo a la pluma y no le puedes mentir, aunque escribas textos de ficción, lo que descubres entre líneas es a su autor, vas desnudando su retórica hasta llegar al cálido corazón del artista, un lugar que esconde sus miedos, vivencias, ojeras y sonrisas cómplices de la vida.

Hoy festejo entre letras el tercer aniversario de este blog. Mil novecientas cinco noches, en las cuales, he afianzado el compromiso personal que tengo con mi bella dama, la poesía. Es un camino que jamás me arrepentiré de haber tomado, cada tropiezo y alegría las he festejado con lágrimas en los ojos porque Letras Sin Bragas es un viaje de constante aprendizaje y crecimiento para mi, solo soy un común ser humano que día a día escribe para vivir y vive para escribir.

Mi forma de celebrar esta gran felicidad es mediante la gratitud, gratitud a las personas que me leen, que con sus palabras de aliento me llenan de esperanza para continuar. Gracias de todo todo corazón a las personas que comparten sus escritos para nutrir este bonito proyecto de letras. Este año no se queda atrás la recopilación de escritos, pero agregué una forma diferente de llegar a las personas que más las siento cerca.

Hace días publiqué en redes sociales el poemario digital para que me cuenten cual es el escrito que les gusta más y les hice llegar a cada una de esas personas un pequeño detalle de agradecimiento por su apoyo constante. ¡Gracias infinitas a ustedes!

Hoy pueden descargarse el e-book del tercer aniversario del blog con un click en la siguiente imagen:

Fotografía: Geovanny Aldás