Existen muchos besos huérfanos en mi boca,
urgen la presencia de tus madres labios…

Eres el génesis de las caricias candentes,
de los encuentros pecaminosos,
de la sensación más prohibida
y necesaria para este escritor,
este amante, este hambriento…

De tu cuerpo, de tus ganas, de tus demonios.

De todo lo que escondes entre los labios,
de lo que hay debajo de tus vestidos,
de ese paraíso al sur de tu piel.

Autor: Marco Xavier Uriña