Se vistió de sueño,
abrazándome al atardecer.

Tu mano en mi mano, los dedos entrelazados,
me invitas a saltar de estrella en estrella
en ese infinito lago oscuro de la noche.

 

Autor: Anónimo