Sueña con ser la inspiración 
de un poeta menor y olvidado, 
de aparecer en una antología vieja y podrida 
perdida en los anaqueles de una biblioteca vacía.

Le gustaría ser apreciada 
por jóvenes locos y obsesionados 
que buscan libros en rincones apartados
de infinitas bibliotecas y aisladas librerías  

Ella es una musa discreta, 
no busca gloria, ni fama eterna.

Autor: Adrián Carrasco