Del labio
el agua
me enjugaba el rostro
lluviamor.

de esculpir sus alas
mi primera lágrima
vestida de mar
al tiempo del sol.

te diré,
en cuanto el llanto deja hablar; te contaré,
te diré,
en cuanto la tristeza deja pensar; te contaré,

de tus ojos claros, tiernos
que me hablan de Dios
de tus dulces pómulos
que me hacen soñar.

Es que tu ternura
me ha abatido
tu candor
me ha enamorado
tu sonrisa
pudo más
que todo cuanto tuve
y todo cuanto fui!

“te recuerdo más que nunca
te extraño más que siempre”

mañana fría
mi miel sirena
piel noche y tarde
arcoiris… estrella.

Delicada, tierna, hermosa, sonriente
mirada clara sublime siempre
y me he mirado
aún en las más bellas flores!

y si dibujara versos
que encantaran
tu sensibilidad
los compararía
con la voluntad que encierra
todo deseo,
más declino mi vista
buscando tu rostro en mi
y hallo en mi boca
un vacío…

¿no eres?, ¿no estás?

¡No!, ¡no fuiste!

Autor: © williamjavier 2002. áproximadamente.