Alados emisarios de Andrómeda la galaxia del placer, son
el rubor de tus ingles y tus muslos cervatillos
que aún tiemblan y se escurren en el mástil de mi entrepierna,
y el repertorio de tus gemidos, hechizos de sirena
que aún vibran y sueñan en la caracola de mi memoria.

Las bocas y los ojos de nuestras pieles se arrebolan y se abren
como guayabas maduras y núbiles portales
hacia otros horizontes, otras dimensiones, otras vidas
en medio de las frías dunas de la muerte ctidiana.

¡Oh cópula aérea!
compenetración profunda entre crisálidas gigantes
prismas de humana carne que se imbrican,
¡dulce danza entre caníbales!
clímax en cadena de ángeles posesos de lujuria,
hágase hoy tu reino eterno,
aquí en la Tierra como en los cuerpos
de los amantes saciados, exhaustos, satisfechos.

Autor: Pantera

(dedicado a mi Lilith Universal)
kito. 22.05.2018