Labios de arándano

poesia-erotica-arandanos

Mientras las nubes dejaban de cubrir la decencia de las montañas,
ese olor petricor que inquieta los suelos secos
iba acariciando, dulcemente, las paredes de una cabaña olvidada
por el caos de una ciudad ultrajada.

En lo alto de un valle, dos copas de vino tinto
esperaban, impacientes, la caída del sol
para seducir con su veneno carmesí
a dos cuerpos ajenos del tiempo,
a dos almas añejas de sueños.

¡Qué embriagante!
es convertirse en víctima de los taninos
cuando los consumo poco a poco de sus labios.

¡Qué exquisito!
es escuchar el silencio grácil de su pecho,
su pecho desnudo después del ocaso.

Entre ese líquido restante de los hollejos de uva,
el calor de una vela flotante y una samba surreal,
los secretos se iban extraviando en los agujeros de gusano
para dejar en la memoria de mi piel,
el recuerdo húmido de sus besos.

Los segundos dejaron de ser infinitos
cuando el celaje del alba volvió a tomar su lugar,
sus labios de arándano se iban perfilando
con los matices de un nuevo amanecer.

Lo besé por última vez para recordar
ese sabor ácido y refrescante de su aliento,
y poder escribir su nombre en atenuaciones retóricas.

Firma LSB-01
Foto de MF Evelyn en Unsplash

2 respuestas a “Labios de arándano

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s