De él, para él

honey-fangs-702039-unsplash

Él citó una frase de Benedetti:
“Soy, exactamente, lo que nadie está buscando.”

Y él le respondió con su retórica,
-¿Qué harías sin las lunas de Marte?,
no respondas, yo te diré-.

Fobos vendería recuerdos obsoletos de una memoria acabada por el tiempo,
la insensatez brotaría desde el rincón más cuerdo de su razón
y la locura, ¡nuestra dulce y envenenante locura!,
se incineraría con los más ínfimos rayos de una amarga realidad.

¿En qué lugar esperaría Deimos?
Si no puede amar como ama los versos
que gritan desde su alma al final de cada despertar.

Morirá de una forma trágica y lenta,
sus sueños acabarían en nefastas pesadillas
y los latidos de sus entrañas guardarían el poema que
moldea el lado más sutil de la asfixiante silueta que conserva de él.

Fobos, le pediría por última vez que susurre su nombre
con el sabor insólito del primer beso,
cubra sus labios de astro con el adiós
y después de aquella, desafortunada, muerte
recite al cielo el dolor que causa el pretender querer más allá de Marte.

Después de un corto silencio, él tomo su mano
y con un beso encallado, al fin, lo entendió.

Él supo que alguien lo encontró.

DQmQiU627xG98JqSNKKUJJAKKQS1v3nwvdKpqug183xaYwT

buho
Camila Valle
Anuncios

5 respuestas a “De él, para él

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s