Recordar solo dura tres segundos

Municipio

Es muy curioso, cuando eres niño te gusta jugar en el parque, inventar historias de vaqueros o héroes de capa, cuando eres adulto la vida se te pasa desapercibida, y cuando llegas a los primeros años de la vejez vuelves a recordar tu infancia sentado en la banca del mismo parque.

En ese escenario de tiempos contrariados estaba sentada bajo la sombra de un árbol, solo quería vivir ese instante de inocencias y de arrugas en silencio; sin pensar en la hora, en los trabajos pendientes, en las decepciones por venir, ni en los buenos momentos.

Mi mirada se perdió en un grupo de adultos mayores vestidos con ternos de tonalidades grises y acompañados de un cigarrillo cada uno,  escuchaban a todo volumen pasillos en una radio antigua portátil. Era como un cuadro de color sepia matizado con humo en un presente incierto.

Me transporté a una época desconocida, a una vida pasada de revoluciones y alboroto que recordaba con angustia sin haberla vivido. Cerré los ojos por un segundo para inhalar esa nostalgia en forma de suspiros que había en aquella escena. Al abrirlos, miré hacia el cielo, después de un par de segundos mi mirada descendió hasta quedar al frente de un edificio construido en 1900, era una construcción de piedra con balcones engalanados y en uno de ellos estaba Ernesto.

Lucía encantador, vestido de terno negro y camisa blanca. Su sonrisa dibujada con picardía recordaba conquistas de balcón, tal vez, a la niña de melena caoba o a sus amores de copas tintas.

Notó que lo estaba viendo, me acerqué hasta quedar en la entrada de aquel edificio. Lo miraba desde abajo y me lanzó una rosa marchita. Cuando tomé la rosa, él desapareció. Pero dentro del Salón de Honor de la ciudad solo se escuchaba un vals.

Regresé al parque pensando que recordar solo dura tres segundos y nos deja confusos por toda una vida. ¡Qué ironía! Pero más irónico es que estoy sentada en un parque del centro de la ciudad escribiendo sobre recuerdos de sesenta y siete años atrás, escribiendo los recuerdos de Ernesto.

DQmQiU627xG98JqSNKKUJJAKKQS1v3nwvdKpqug183xaYwT

buho
Camila Valle
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s