Cancerbero

En un túnel acabado de roca, raíz de montaña, observo cómo la vigila, una luciérnaga sombría a metros de resignación con aroma a humedad tardía.

Solo consigo ver pasar la vida por el escueto agujero de su mirar, pero después de ser parte de sus pupilas, sé que existe, no por convicción, sino por nostálgico amor a su fiel compañera.

Con su mano en su frente y su cuello abrigado por el abrazo sincero de una sirena, escuchas el único latido que en ritmo conjugan sus almas en un solo cuerpo. Ellos van callando aquella verde luz, transitando de la mano van ganando extraviadas guerras perdidas.

Sonetos de Neruda reencarnan en sus tibias miradas, y así, simplemente así entiendes que en escritos naufragan casuales encuentros, pero dejan huellas moldeadas de reales palabras a merced de un pictórico momento.

buho
Camila Valle
Anuncios

One response to “Cancerbero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s